Parar para seguir, el llamamiento a que marcas y agencias pensemos a largo plazo

Parar para seguir, el llamamiento a que marcas y agencias pensemos a largo plazo

La campaña #PararParaSeguir que han firmado 21 grandes agencias de Publicidad y Relaciones Públicas de España, y que cuenta con el apoyo de la Asociación de Creatividad Transformadora nos insta a pensar desde el sentido común, y hoy, con un estado en alerta y con una crisis sanitaria sin precedentes, ese sentido común es parar.

Nos gustaría mostrar nuestro apoyo a esta iniciativa. Y estamos seguros que agencias micro, pequeñas y medianas también lo apoyan, sin tan solo conocer tal campaña existe. Porque apela al respeto a dos de los motores fundamentales de la comunicación y la publicidad: la empatía y la confianza. Sabernos poner en la piel tanto de nuestros clientes como de su audiencia es permitir que lo que creemos, les conecte. Y en cuanto esta conexión sucede, nuestros clientes (marcas de consumo y alimentación -las Food&Beverage- y restaurantes, en nuestro caso) pueden ir ganándose la confianza de su audiencia para que pueda convertirse también en clientela. Es la magia de la conexión entre el mundo on y el mundo off. 

Pero las reglas del juego, aunque parezcan que han cambiado, siguen estando vigentes, ahora más que nunca, pero deben ejercerse de otro modo y desde la responsabilidad social. La empatía, solidaridad, el tacto, la generosidad… es ahora necesario, muy necesario. Restaurantes, coctelerías, cafeteríascerrado. Es su responsabilidad para con sus clientes como para con sus trabajadores. Así como es responsabilidad de todos quedarnos en casa. Y ese vínculo que muchos de ellos estrecharon (a nivel publicitario y de comunicación) con imágenes de platos, el día a día del negocio o la llegada de producto fresco a la cocina, ya no es posible. Ni es un contenido que a día de hoy, interese a su audiencia. 

Todos necesitamos para seguir el día de mañana. Intentar ver más allá de un escenario cortoplacista porque la sensibilidad con la que la población (la audiencia) está viviendo este episodio debe ser la primera que respetemos. Sigamos acompañándolos con contenidos que los distraigan, que les aporten. ¿Cómo? Os planteamos unas propuestas, seguro que vosotros en vuestra casuística propia, no solo veréis cómo adaptarlas, sino crear de nuevas (y en este caso, si nos contáis, lo añadimos con gusto):

  • Recetas: Compartir la recetas de vuestros platos estrella, o si son muy complicados de preparar, una adaptación más sencilla. O si aprovecháis en casa para hacer I+D, contar en qué estáis trabajando. 
  • Trucos para cocinar desde casa: no todo el mundo en sus casas cocina, ni todo el mundo que cocina tiene trucos para optimizar lo que cocina. Desde cómo se fríe un huevo a cómo pochar una cebolla, pasando por cómo mantener limpios los cuchillos… ¡hay tantos trucos para compartir y a la vez, enseñar y entretener!
  • Cocina de aprovechamiento: Debemos salir de casa lo mínimo, y ello implica hacer compras racionales (¡sin acaparar!) en las que aprovechemos el máximo y tiremos lo menos posible. ¿Hacer caldo casero y con las verduras, una tortilla? ¿La carne de pollo que se puede aprovechar de las partes de hueso usadas para el caldo, hacemos croquetas con ellas? Pero hay más: fermentar, encurtir, hacer el propio pan… Hay todo un mundo de conocimiento y aprendizaje, especialmente cuando la nuestra es una gastronomía tradicional con fuerte anclaje en el aprovechamiento.
  • Directos: ejecutar a tiempo real una receta e ir contándolo, como si estuviéramos en la tele. O conectar con otros chefs amigos para charlar y explicar en qué podéis ayudar a vuestros clientes desde casa. Enseñar cómo organizar una nevera o hablar con vuestra audiencia. 

Y positividad, mucha positividad, porque este episodio se acabará, y como agencia (y como personas y consumidores) ahí estaremos para recomponer lo antes posible un escenario de crecimiento. Si alguna lección podemos sacar de cómo ha cambiado en cuestión de horas el ejercicio de nuestra profesión, es que es imprescindible parar para seguir.

Deja tu comentario